San Juan de Baños

La basílica de San Juan de Baños se encuentra en la localidad de Baños de Cerrato, englobada administrativamente en el municipio palentino de Venta de Baños. El acceso se realiza a partir de la Autovía de Castilla y León, salida de Venta de Baños, para seguir los indicadores que conducen a Baño de Cerrato, señales concretas que indican la ruta hacia el documento.

El lugar se halla próximo a la capital de la provincia, Palencia, y a la capital de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, Valladolid. Tanto la localidad como la comarca están dotadas de servicios de restauración y hostelería, lo que permite disfrutar de lugares de interés turístico y cultural que hacen atractiva la visita a la basílica visigótica.
La Basílica San Juan de Baños.

basilica1

La basílica de San Juan de Baños se inscribe en el conjunto de edificios visigóticos conservados en la cuenca del Duero, una de las áreas preferentes de asentamiento de los visigodos en Hispania. Se trata de pequeñas iglesias de planta basilical o de cruz griega, intentándose en ocasiones un compromiso entre ambos planos. Los abodedamientos se realizan mediante bóveda de cañon, como en el caso de San Juan de Baños, siendo la generatriz el arco de herradura característico de la arquitectura visigótica.

Se ha dicho que la basílica de San Juan de Baños es la iglesia más original y española de todo el arte medieval visigodo, ya que representa la conjunción entre dos tendencias características de la época altomedieval. De un lado, puede apreciarse la continuidad de la planta basilical de origen paleocristiano, con ábsides rectangulares tripartitos, representativa de la influencia oriental y africana. De otro, recoge la corriente toledana o emeritense-toledana que tiende a la ruptura de la planta basilical con el empleo de arcos, cabeceras simples y otros recursos arquitectónicos. Esta corriente está representada en la región castellano-leonesa por San Pedro de la Nave y Quintanilla de las Viñas.

San Juan de Baños supone una brillante síntesis entre ambas tendencias., constituyendo un caso singular del reino visigodo, marcado por el influjo hispanorromano y la impronta germánica.

Un elemento característico es,sin discusión, el arco de herradura, cuyos rasgos principales son la prolongación de la curvatura del arco un tercio del radio y el despiece de las dobelas al centro; el último tercio del trasdós no sigue la curvatura del intradós.

Hay que señalar que el canon del arco de herradura visigótico está tomado del arco de la puerta de ingreso al templo de San Juan de Baños.

La decoración se reduce a los capiteles y los frisos decorativos. Ocho capiteles corintios soportan los arcos de separación de las naves, encuadrandose seis dentro de la tradición romana, siendo los dos de los pies del templo, más esquemáticos, propios de la estética visigótica. El resto de la decoración, está formado por una serie de frisos, localizados en su lugar original, y un grupo de piezas reutilizadas en el extradós del arco del pórtico, aunque frecuentemente aparecen fragmentados o rotos.

La planta actual de la basílica tiene dos partes claramente diferentes.

En primer lugar, se observa un cuerpo de tres navces de planta basilical, con un pórtico rectangular de entrada. La parte destinada a la liturgia se disponía en un presbiterio central y dos alas, de las que no se conserva más que el muro interior y un pequeño segemento de arranque de la bóveda. En época gótica se adosaron dos capillas al presbiterio.
Conviene prestar atención en nuestra visita a los elementos que son originales de época visigótica, distinguiéndose de los múltiples retoques y añadidos que ha sufrido el edificio en épocas gótica, renancentista e incluso en el siglo XIX.
En el dibujo de la planta se señalan los elementos primitivos. Datan de época visigoda la parte central de la cabecera, las aristas laterales del muro, el arco triunfal y el testero de la nave mayor, donde se encuentra la lápida de consagración del templo.

basilica8

Conoce